PERDER PESO

01

La solución no es pasar hambre ni castigarse. La clave está en cambiar tus hábitos dietéticos y confiar en ti mismo.

02

No tienes por qué renunciar a tus comidas favoritas, se trata de que la alimentación sea equilibrada. Por ejemplo, si tu plato preferido es muy calórico, simplemente deberás disminuir su frecuencia y cantidad en el plato, a la vez, se combinará con otros alimentos saludables y se realizará actividad física.

03

Quizás también podamos buscar versiones saludables de estos platos, usando alimentos menos calóricos o empleando una técnica culinaria distinta.

04

El apoyo que necesitas para conseguir tu peso ideal, alcanzar objetivos personales o mejorar tu calidad de vida o bienestar te lo ofrece DietANA.

ASPECTOS QUE DEBES TENER EN CUENTA

  • La incidencia de sobrepeso y obesidad tanto en adultos como niños no para de crecer. Cada vez son más las personas que lo sufren y parece que esta tendencia no vaya a cambiar en los próximos años. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el año 2030 el 58% de los españoles sufrirán sobrepeso y el 21% obesidad. Dicho esto, está claro que algo estamos haciendo mal, sin ir más lejos todo lo que nos rodea.

    Vivimos en un entorno obesogénico. Es decir, en un ambiente en el que hay una gran cantidad de factores que, sin darnos cuenta, nos acercan al sobrepeso y la obesidad condicionando nuestro modo de comer y nuestra movilidad.

    ¿Y cuáles son estos factores?

    · El tipo de alimentos que invaden los supermercados, con alta densidad energética y ricos en azúcares y grasas no saludables.

    · La publicidad y el marketing que nos envuelven y nos incitan a comprar determinados productos.

    · El entorno social, la automatización de las tareas domésticas o la disponibilidad de automóviles que reducen nuestra actividad física.
  • ¿Te has planteado perder peso? ¿Has probado diferentes dietas en los últimos años? ¿Sueles recuperar el peso perdido o incluso más? ¿Te encuentras en un momento en que no sabes que comer?

    Lo primero de todo es tener claro cuáles son tus objetivos, ya que eso te ayudará a dar sentido a lo que hagas. Quieres perder peso, ¿pero para qué? Puede haber motivos de salud (mejorar los niveles de colesterol, regular la presión arterial, evitar futuros problemas de salud, reducir el dolor de las articulaciones.), estéticos (sentirte mejor, verte más delgado, ponerte la ropa que ahora no te cabe...) o de otro tipo como querer aprender a comer sano, mejorar la alimentación y la de tu familia o sentirte ágil.

    Cuantos más objetivos te plantees, más motivos tendrás para querer cuidarte.

    Pon en marcha este proyecto de la mano de un nutricionista, un profesional que podrá entender tu situación y ofrecerte una solución adaptada a tus necesidades.

    ¡Comienza el cambio!

    Ya tienes claro que quieres perder peso y sabes cuáles son los motivos por los que lo haces. Llega el momento de hacer cambios, aprender y salir de tu zona de confort. Tus costumbres y tus hábitos actuales están haciendo que tu peso aumente, y con ello el riesgo de sufrir problemas de salud. Olvídate de las dietas de moda que prometen milagros. Necesitas, no solo perder peso, sino mejorar tu relación con la comida, saber cuáles son tus errores y, cómo mejorar tus hábitos.

    Lo primero de todo: "para comer sano debes comprar sano”. Haz una lista de todo lo que necesitas. Intenta ser fiel al mismo lugar, te conocerán y te ofrecerán lo que más te conviene. Te recomiendo dividir la compra en:

    · Compra mensual con todo aquello que tiene larga caducidad. Aceite, leche, bebida vegetal, arroz, pasta, bolsas de frutos secos y legumbres.

    · . Compra quincenal principalmente de carne y pescado que puedes preparar en raciones y congelar.

    · Compra semanal de los productos frescos y más perecederos como la fruta y la verdura.

    Varía tus platos probando nuevas recetas. Aprender a comer y perder peso no es vivir a base de pollo y lechuga. Hay muchas opciones que te harán descubrir alimentos nuevos, variar y sobre todo disfrutar.
  • La obesidad es el resultado de muchos factores, y uno de ellos es la actividad física. Cada vez nos movemos menos. Trabajos de oficina que nos mantienen en una silla durante 8 horas, desplazamientos en coche o en moto, avances tecnológicos que nos acomodan, falta de tiempo y la pereza de movernos.

    ¿Alguna vez has hecho la prueba de ver cuantos pasos haces al día? Hazlo y te sorprenderás. Y lo peor es que, en ocasiones el fin de semana lo pasamos en el sofá porque queremos descansar.

    ¿Cómo alejarte del sedentarismo? Aprovecha los desplazamientos para caminar o ir en bici, coge las escaleras en casa, el trabajo y el metro, bájate una o dos paradas antes de tu destino y acaba el trayecto caminando. Dos días a la semana practica algún deporte o actividad que te guste.

    El ejercicio físico hará que te encuentres mejor física y psicológicamente y será de ayuda para tu objetivo de perder peso.
  • Cuidar tu alimentación para perder peso no significa dejar de lado la vida social que compartes con tu familia y amigos. Si piensas que lo mejor es quedarte en casa y decir que no a las propuestas que tengas de salir y disfrutar te equivocas. Eso no es sostenible en el tiempo y puede ocasionarte tristeza y ansiedad. Debes aprender a disfrutar sin poner en peligro tu objetivo.

    Elegir las opciones más saludables que tengas a tu alcance, moderar las cantidades, saber decir “no” sin miedo y no caer en el error de compensar los excesos con ayunos u otro tipo de conductas. Cambiar tu comportamiento en este tipo de situaciones te ayudará a mantener un peso saludable durante más tiempo.
  • Las emociones están vinculadas con cómo comemos. La tristeza, la felicidad, el estrés, la ansiedad o el aburrimiento pueden hacer que te refugies en la comida como tu válvula de escape consumiendo en mayor medida alimentos grasos y ricos en azúcar, picar entre horas o tener atracones perdiendo el control.

    Parece que la solución es sencilla, no hacerlo. Incluso tu familia te habrá dicho alguna vez “si sabes que necesitas perder peso, deja de picar”. Tú también lo tienes claro, la teoría te la sabes, pero llevarlo a la práctica resulta muy complicado.

    En este sentido, es importante cuidar el sueño durmiendo mínimo 7-8 horas al día, practicar deporte, aplicar técnicas de relajación como el yoga y llevar una vida lo más ordenada posible con horarios regulares y comidas planificadas.
01

Ponte un objetivo claro y realista

Márcate un objetivo y fácil de conseguir. ¿Cómo? Buscando un método que te permita bajar de peso y luego mantenerlo sin comprometer tu estado de salud. ¿Cuál es el mejor método que te propongo? Cambia de hábitos y aprende a comer de una manera más saludable, adapta una alimentación o estilo de vida más saludable a tu situación o vida personal. Verlo desde esta perspectiva te ayudará a tener más motivación, a llevarlo mejor y a no agobiarte tanto por cuantos kilos deberás perder por semana, ya que lo que debes mejorar es tu conducta a la hora de alimentarte.

02

No te obsesiones por el peso

“La mejor báscula es la ropa”. Debes valorar tu evolución con datos más objetivos como pueden que la ropa te quede mejor, que puedas ponerte un pantalón que antes no te entraba o sentirte más deshinchado y ligero. El valor del peso varía mucho dependiendo del momento en el que te peses, las condiciones, la cantidad de agua que hayas bebido, el alimento que hayas consumido, la regularidad de tu tránsito intestinal, el ciclo hormonal en el que te encuentres e incluso el nivel de estrés que tengas actualmente. Puedes tener un control del peso.

03

Distribuye tu ingesta en varias tomas al día

El error que se tiende a cometer es pensar que cuantas menos calorías se ingieren mejor. Dejar desayunar o irse a la cama sin cenar no ayuda. Al contrario, tal vez te estará alejando sin darte cuenta de tu objetivo. Pasar muchas horas sin comer puede ser contraproducente.

AUMENTO DE PESO

Hay muchas personas que desean aumentar de peso, ya sea con fines estéticos, de salud o deportivo.

Son pacientes delgados que necesitan asesoramiento nutricional para subir peso de forma saludable, aumentando las calorías de la dieta con alimentos de alta calidad nutricional.

SUBIR