¿EN QUÉ CONSISTE?

Una de las funciones principales de los farmacéuticos comunitarios es la prevención de enfermedades y la promoción de la salud, especialmente en los colectivos que más lo necesitan como pueden ser los enfermos crónicos, los adolescentes o las personas mayores.

Una correcta alimentación es fundamental en cualquier persona, pero aún más en los pacientes. El hecho de que muchos fármacos relacionados con el control alimentario estén fuera del circuito de la financiación potencia la necesidad de que el farmacéutico sea casi un experto en nutrición.

SUBIR